Inici > Literatura, Lo verdadero es un momento de lo falso, Personajes, Teoría de la comunicación > La pérdida de identidad de los personajes de la obra

La pérdida de identidad de los personajes de la obra

Al leer y recorrer las páginas de Lo verdadero es un momento de lo falso,  de Lucía Etxebarría, uno de los aspectos  que más me ha llamado la atención  en la construcción de los personajes es la ausencia de identidad marcada o más bien la búsqueda que llevan a cabo para poder construirse una  identidad propia.
Son personajes que parecen pasar el tiempo intentando, en el fondo,  liberarse. Liberarse de todo lo que está impuesto, de los “carcans”, liberarse de lo que les impide ser felices, para poder “redefinirse”.
Se suceden unas “biografías” de seres perdidos, acompañadas de su “evolución”, mediante distintas miradas que van alimentando la construcción de una identidad, una identidad múltiple.
Sueños, luchas, violencia de los sentimientos y  de la relaciones se van mezclando en un discurso que destapa la prohibición, que rompe con las instituciones sociales, culturales y religiosas.
Son personajes que llevan ante todo una vida nocturna, unos protagonistas atípicos que intentan liberarse de las reglas impuestas por la sociedad, pero unos personajes que siguen sufriendo, que siguen frustrados pese a su concepción liberadora de la vida, unos personajes que no pueden, en el fondo, escapar ni a su pasado, ni a su presente, ni siquiera a su futuro.
Son personajes que experimentan una real crisis de identidad, y buscan su sitio en la sociedad. Unos personajes que necesitan una individualización que sería diferente de la impuesta por la sociedad, que buscan construirse una existencia propia. Y no encuentran otra manera de hacerlo que mediante la revuelta, la ira, el rechazo, las drogas, el alcohol, el sexo, mediante la evasión, la huida de la realidad, la ficción en el fondo…
Pero también lo hacen mediante el rechazo de sí mismos, la autodestrucción y el malestar. Tienen unos comportamientos que ponen de manifiesto la voluntad de ser otro. Ciertos personajes están dispuestos a hacerse daño físicamente, o morir para olvidar su dolor interior.
Es mediante la violencia de la escritura y la escritura de la violencia que aparecen las aspiraciones de los personajes, aspiración a alcanzar una libertad, así como una afirmación de sí mismo.
Son personajes que conjugan vulgaridad y realismo, se sitúan en un espacio de libertad y de venganza, un lugar en el que los dominados se rebelan, las mujeres se hacen viriles: el lugar de la escritura, una escritura que busca un sitio para cada uno de sus personajes y pone de manifiesto la dificultad que tiene cada uno para emanciparse, para revelarse en una real afirmación de sí mismo, empresa  siempre fracasada.
La  omnipresencia del cuerpo y de la sexualidad, en contraposición con los esquemas culturales y sociales impuestos,  hacen de la obra un discurso innovador sobre la imagen de las generaciones de nuestra sociedad, así como sobre la imagen de la  mujer.
La mujer se presenta en relación con el hombre y  no sin cierta violencia, violencia que es  también su propia violencia, en su relación con el cuerpo y con la sexualidad, en unas relaciones  humanas conflictivas, así como en  la alienación social y cultural de la que padece.
Está muy presente la explotación de la imagen de la mujer y de su cuerpo,  el uso que hace la sociedad mercantil cada vez ilimitado del cuerpo como estimulante comercial, mediante campañas publicitarias que lo utilizan como objeto de marqueting.
Desfilan imágenes de mujeres guapas, sexys pero ignorantes, imágenes de mujeres casadas y frustradas, imágenes de mujeres acomplejadas: todo este panel va construyendo un “retrato” de la mujer contemporánea.
Y en el fondo, lo que hace la autora de estos personajes, de estos seres de ficción, es hacerles  portavoces de una forma de “realidad” con la que uno se puede identificar, la pérdida de identidad tan característica de nuestra sociedad contemporánea.
Discurso literario, discurso social,  discurso feminista, discurso psiquanalítico, ésa es la obra de Lucía Etxebarría.

Valérie

  1. Encara no hi ha cap comentari.
  1. No trackbacks yet.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: