Inici > Hiperrealidad, Teoría de la comunicación > Sobre la hiperrealidad

Sobre la hiperrealidad

Este libro se podría describir con una sola frase: Incapacidad de la conciencia de distinguir la realidad de la fantasía; especialmente en las culturas posmodernas tecnológicamente avanzadas (como es en este caso). Frase que describe a su vez la trama del libro y, evidentemente, lo que es la hiperrealidad. Desde que se empieza a leer hasta que se finaliza el libro, este tema está bien patente; muchos de los personajes principales hablan sobre la muerte de Pumuky y sobre sus relaciones con él de una forma que no podríamos distinguir si lo están inventando, si realmente pasó así, o si los hechos no ocurrieron precisamente como ellos lo explican. Se llega a esta conclusión al acabar el libro, donde el lector queda sumido en la duda de qué fue realmente lo que le pasó a Pumuky, si lo mataron o si se suicidó.
El primero que habla en la novela, Romano, nombra la amistad como algo realmente falso, la amistad que se recibe de los demás no es la verdadera amistad, sino la que los medios de comunicación (él menciona principalmente a la publicidad) interfieren en tu forma de verla: Falsa, interesada y que nos la venden como una amistad únicamente para nuestro entretenimiento, Puramente irreal.

Baudrillard sugiere que el mundo en el que vivimos ha sido reemplazado por un mundo copiado, donde buscamos nada más que estímulos simulados; en el caso del libro, los estímulos son principalmente: El amor, el deseo, la felicidad, la amistad, el intento por lograr la satisfacción personal cueste lo que cueste, el deseo de la eterna juventud, el engaño como aceptación normal de la vida… todos ellos, fallidos desde el principio, con el autoengaño de los personajes.

El consumismo, por su dependencia del valor de signo, es el factor contribuyente para la creación de la hiperrealidad; es donde se introduce el tema de las drogas, el alcohol, etc.

Éste engaña a la conciencia hacia el desprendimiento de cualquier compromiso emocional verdadero, optando, en cambio, por la simulación artificial, e interminables reproducciones de apariencia fundamentalmente vacía. Los jóvenes buscan este engaño en las drogas, el alcohol, el sexo como satisfacción plena y personal y, al revés de lo deseado, provoca una desilusión general, que intentan reemplazarla y la empeoran cada vez más; los adultos centran su atención en los bienes materiales, la apariencia, tienen la necesidad de volver a la juventud, de sentirse fuertes, seguros, atractivos y deseosos de cambios radicales en sus vidas. Todo esto, solo provocará fracasos, ya que se engañan con fantasías imposibles de realizar, con un modo de vida que no les corresponde.

Para finalizar este apartado sobre la hiperrealidad, mencionaré el título de la obra “Lo verdadero es un momento de lo falso” frase que, como bien dijo Debord, hace referencia a los medios de comunicación, que “a partir de la verdad se construye la mentira”, como bien dice Mario en el libro “Cada cual le va a contar su verdad, trozos de su verdad, pero cuando junte todos esos trozos, inevitablemente se encontrará con una historia falsa”, por lo tanto, se llega a la conclusión que lo “verdaderamente real” está aún por descubrirse, que lo que es real y cierto para unos, para otros no lo es; ya sea por la modificación, la exageración o simplemente por la invención.

Alba Carricondo Benito

 
 
  1. Encara no hi ha cap comentari.
  1. No trackbacks yet.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: