Inici > Lo verdadero es un momento de lo falso > Aproximación al realismo sucio

Aproximación al realismo sucio

Si en cierta manera la obra de Lucía Etxebarria tiene algo que ver con el realismo sucio (con esos aires turbios que se acaban desencadenando en Historias del Kronen, con los garitos y locales de la noche madrileña –donde los conciertos, las fiestas y las relaciones esporádicas se convierten en el pan nuestro de cada día; donde los triángulos amorosos se suceden de una manera trepidante—) es tan sólo quizá superficialmente, a grandes rasgos, aunque, por otra parte, parezca innegable sacar a luz la analogía: 1) en tanto que en la obra de Etxebarria los personajes principales son componentes de un grupo de tres amigos –grupo de música además—, cuyo estilo de vida acomodada pretende ser revelado en la obra cabalmente; en Historias del Kronen el efecto es similar –también un grupo de tres amigos, cuatro en ocasiones, que pretende reflejar el estilo de vida de una de las últimas generaciones madrileñas, la de los noventa, de familia bien acomodada, aunque sin ningún tipo de motivación; jóvenes todos ellos venidos a menos por una suerte de pereza vital, de embotamiento, que les lleva a las actitudes más decadentes); 2) en tanto que las relaciones que mantienen a primera vista los personajes son de tipo heterosexual, aunque en última instancia salga a relucir –tal vez por exigencias del guión— la atracción que siente uno de los personajes principales por otro, a pesar de ser ambos del mismo género, amén de los conflictos emocionales que ello comporta; y 3) en tanto que el lugar escogido para que se lleve a cabo la acción no es otro que el mismo Madrid, el Madrid nocturno, el Madrid semiaristocrático.
Puede, como venimos diciendo, que las analogías no sean más que meramente superficiales, que lo que abarca uno no lo abarca el otro: 1) en la obra de Etxebarria, por ejemplo, el número de personajes supera con creces al de Historias del Kronen (también en lo tocante al número de páginas); 2) por otra parte, la historia está enfocada desde la perspectiva de cada uno de ellos, que pivota sobre la vida de Pumuky, personaje principal por excelencia, aportando cada una de ellas rasgos totalmente subjetivos; 3) el realismo que encontramos no este realismo sucio del que venimos hablando, sino más bien otro tipo de realismo –y aquí entendemos realismo como sensación de realidad—, en tanto que aunque pone ante los ojos del lector secuencias relativamente condenables, moralmente hablando, no lo acaba de hacer de esa manera tosca y grosera de que se sirve el realismo sucio —y esto no es ninguna crítica, sino más bien al contrario—, sino que presenta las escenas con una mayor sutileza.
Como digo, no pretendemos comparar una con otra, sino hacer llamar la atención sobre ciertas peculiaridades que presentan tanto una como otra, en el sentido de meras analogías.

  1. Encara no hi ha cap comentari.
  1. No trackbacks yet.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: